Alimentar a los amigos de cuatro patas de forma sana es esencial al momento de llevar una mascota a casa. Aun así, por descuido o falta de conocimiento, muchas veces terminamos por alterar su salud, solo por no informarnos o hacerlo más simple. Y eso es lo que sucede cuando le damos comida de personas.

Los especialistas veterinarios concluyen con absoluta convicción que darles alimentos caseros a las mascotas atenta directamente contra su salud digestiva, como mínimo (también nerviosa y circulatoria). Y sucede, porque no están preparados para asimilarlos, por lo tanto, enferman.

Algo en lo que también coinciden las tiendas de alimentos para perros, como Natural Life, de las más conocidas y prestigiosas en el país. Afirman, el sistema digestivo de los peludos es fuerte, incluso, más que el de las personas, esa es la razón por la que asimilan tan bien huesos, algo que nosotros no haríamos. Pero, a pesar de eso, sufren intolerancias importantes, sobre todo, a la comida casera que solemos darles, a pesar de que a los humanos nos resulte más tolerable.

¿Dónde se observa cómo le cae lo que se lleva a la boca?

En lo físico a simple vista. Un perro que consuma excesiva comida de casa lo reflejará en su cuerpo. Un pelaje opaco, sin brillo y hasta debilitado es sinónimo de una alimentación deficiente. Puede hasta verse gordo o al contrario muy flaco, caérsele el pelo, tener frecuentes alergias de piel y sentirse cansado.

En la conducta. En especial las golosinas de chicos y el azúcar, así como los lácteos les pueden crear serios problemas de panza y también volverlos por demás enérgicos.

En lo digestivo. Vómitos, dolores de estómago con quejas, reflujo, obstrucciones e hinchazones son comunes en perros que comen alimentos humanos que no toleran bien, sobre todo, los chocolates, el queso, la leche una vez vuelto adulto, el pan y los huesos de aves.

En lo irritable. Su sistema nervioso se afecta por la entrada de alimentos caseros y genera excitación, mareos y hasta el deheso, en especial, todo aquello que contenga cafeína.

¿Qué alimentación se les recomienda?

Sin dudas el balanceado, un tipo de alimento canino creado solo para ellos. Y que cumple con todos y cada uno de los requerimientos nutricionales que necesita un perro según su etapa de crecimiento, raza e inquietudes particulares. Pero no uno cualquiera. Lamentablemente, el mercado está lleno de alimentos posibles para todos los bolsillos, pero muchas veces van en detrimento de la buena calidad de vida del perro y su asimilación de vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos requeridos en su medida diaria. Por eso, no alcanza con darle croquetas de perro afirman desde Natural Life, también, deben ser de gran calidad, como la ofrecida por Royal Canin, de las más recomendadas por veterinarios debido a su nutrición completa.

Un producto que les favorece en gran medida el pelaje saludable, una dentadura y huesos óptimos, mejor estado físico con descenso de peso, entre otras virtudes inigualables.